¿PASTOREO CONTRA EL FUEGO? LAS CARNES DE OVINO Y CAPRINO GRANDES ALIADAS PARA LA PREVENCIÓN DE INCENDIOS

Contribuir a la protección del medio ambiente puede resultar algo nutritivo y sabroso. Afortunadamente para el planeta, hay actos que ayudan a la preservación de la naturaleza que se pueden hacer sin prácticamente esfuerzo, tan solo eligiendo entre las opciones que habitualmente se encuentran al alcance de cualquier consumidor, cuando se dirige a su punto de venta habitual.

A la hora de comprar carne de lechal, cordero o cabrito, estás colaborando en mantener activo y en funcionamiento un sector que habitualmente cría las cabañas en régimen extensivo. Un producto que, gracias a su sistema de producción, está acreditado en la lucha contra el cambio climático así como en fomentar la economía de las zonas rurales, construyendo el futuro de los colectivos que las integran.

Un sistema avalado por los siglos

Aunque el calentamiento global sea una preocupación de primer orden en la actualidad, los incendios forestales han sido desde siempre una fuente de preocupación para la sociedad. El bosque es una fuente de riqueza que ha contribuido a la subsistencia de muchos oficios rurales, muchos de los cuales se encuentran hoy en vías de desaparición. La falta de relevo generacional y la dureza de las condiciones suponen un hándicap a la hora de su renovación.

La ganadería de ovino y caprino ha sido, tradicionalmente, una aliada en las labores de prevención de incendios forestales. Durante su trasiego a las órdenes de los pastores, los rebaños de ovejas y cabras han limpiado el campo, los bosques y los caminos de las amenazas a la flora. El buen manejo de los ganaderos ha convertido en un preciado recurso elementos peligrosos como los hierbajos, los restos generados por las labores agrícolas o los rastrojos. Estas especies vegetales suponen una amenaza cuando se desarrollan en exceso.

Hasta tres kilos por día

Con la llegada de las altas temperaturas y la estación seca, estas especies no pueden subsistir y se secan al sol. Forman, de esta forma, una alfombra que cubre el suelo y que está lista para arder al contacto con la primera chispa. Cuando se genera esta cubierta, se multiplican la rapidez y el alcance de las llamas cuando se presenta el incendio. Su presencia dificulta las labores de extinción por la multiplicación exponencial de la superficie del fuego activo.

Frente a las labores de extinción, que ponen en riesgo vidas humanas, las labores de prevención permiten recudir el riesgo potencial de los incendios como se ha hecho siempre: trasegando cabezas de ganado ovino y caprino ahí donde son necesarias. Estos animales ayudan ingiriendo, en un solo día, entre 1,5 y 2,5 kg diarios de materia vegetal seca (350 a 1500 g de hojas y brotes de matorrales) cuando hablamos de las cabras adultas. En el caso de las cabezas de ovino, esta cantidad oscila entre los 2 y los 3 kg de materia seca diaria (matorral y especies leñosas).

Apoyar al sector ovino y caprino consumiendo sus carnes es una forma sencilla de consolidar los beneficios que esta actividad aporta de manera global. Además del futuro de las comunidades rurales, esta opción de consumo consciente ayuda a limpiar y fomentar la biodiversidad vegetal, gracias a la dispersión de semillas que se realiza a través de la lana y las heces de los animales. Junto a esta labor polinizadora, los pastizales de este ganado permiten, también, fijar el carbono al suelo de una forma estable y segura. Disfrutar de un alimento mientras nos cuidamos a nosotros y al planeta. Cualquiera de los cortes de carnes de lechal, cordero y cabrito lo hace posible.

EL SECTOR DEL OVINO Y CAPRINO APOYA A LA TRASHUMANCIA COMO REIVINDICACIÓN DE NUESTRO PATRIMONIO RURAL, MEDIOAMBIENTAL Y SOCIAL

Existen formas de criar a las cabañas ganaderas que suponen, además de una fuente de alimento para la población en el presente, una forma de asegurar su futuro. Entre ellas, la Trashumancia se consolida como uno de los principales. Esto es por los aportes de la ganadería criada así al conjunto de la sociedad. Gracias a ello, este método, que implica un gran sacrificio para los pastores que lo practican, es reivindicado como imprescindible.

La Trashumancia es la respuesta de los pastores a la búsqueda del mayor bienestar animal. El largo recorrido que se realiza tiene como punto de destino final los lugares donde las temperaturas son las más adecuadas en función de la climatología del año. Se busca el frescor de las montañas en verano y la calidez de la meseta en invierno. Ese traslado para la buena salud de las cabañas es el responsable de que hagan ejercicio y pone a su disposición el recurso alimentario de los pastos naturales que se encuentran entre el punto de origen y el de destino.

La realización de esta práctica durante milenios ha ido forjando paulatinamente un vasto patrimonio cultural como son las cañadas reales, un recurso irrenunciable de nuestra tradición. Además, esta forma de cría ganadera se ha convertido en una aliada de excelencia del desarrollo sostenible. Sus aportaciones al medio ambiente radican en que el trasiego de las cabezas ayuda a limpiar los montes de biomasa, lo que ayuda a prevenir los incendios forestales, a la vez que contribuye a la biodiversidad por la acción polinizadora de los animales. Además, supone una fuente esencial de economía rural, ya que genera actividad en lugares donde no hay grandes alternativas de negocio.

Apoyo de INTEROVIC

El cambio de modelo de las sociedades europeas, marcado por el abandono de mundo rural y el auge de los núcleos urbanos, ha puesto en peligro los oficios rurales tradicionales. La perpetuación de la trashumancia es una necesidad para el conjunto de la sociedad, a tenor de los beneficios globales que asegura esta práctica.

La Organización Interprofesional del Ovino y Caprino presta su apoyo al Grupo Operativo Ovinnova por la labor que está llevando a cabo a la hora de visibilidad la necesidad de asegurar el futuro de la Trashumancia. En declaraciones del presidente de INTEROVIC, Raúl Muñiz: “Es fundamental que los que tienen en su mano la posibilidad de asegurar el futuro de la Trashumancia sean consciente de todo lo que hay detrás de esta práctica milenaria y modélica en todo el mundo. Los consumidores que metan en su cesta de la compra o en su pedido digital nuestras carnes de lechal, cordero y cabrito están ayudando a que esta labor sea rentable hoy y tenga futuro mañana”.

La directora general de Producciones y Mercados Agrarios del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Esperanza Orellana, ha destacado que “la importancia de la Trashumancia es mucha y por muchas razones. La primera, porque tenemos la oportunidad de asistir a una práctica tan milenaria y arraigada en nuestra ganadería desde hace siglos. Por otro lado, hablamos de animales de razas autóctonas, como la merina, que nos permite poner en valor este recurso y esta biodiversidad. Además, tiene un valor ambiental extraordinario, que se multiplica cuando se hace a pie, como en este caso. Esta producción nos da alimentos de una calidad extraordinaria que además son un aporte a la sostenibilidad y a la biodiversidad”.

Por su parte, el responsable del rebaño trashumante, el ganadero Francisco Morgado, ha recordado que “las cañadas reales son nuestras. Es un patrimonio de siglos y siglos que no hay que perder. La trashumancia nos da un producto sano a la vez que ayuda a conservar el terreno y prevenir incendios. Allá por donde pasan las ovejas, todo queda limpio. La sociedad desconoce por completo la labor que hacemos los trashumantes. El apoyo institucional podría servir para contribuir al asegurar el relevo generacional”. Por parte de la Fundación Mediterráneo, Ernestine Lüdeke ha valorado que las instituciones apoyen al Grupo Operativo Ovinnova. “La creación de sinergias entre los diferentes actores que pueden aportar, desde las universidades, investigadores… hasta el propio sector, es muy importante para poder construir la viabilidad de la Trashumancia. La co-operación es muy importante para lograr una actuación completa y eficaz, mucho más que las actuaciones a nivel individual”.

En nombre de la Junta de Extremadura, su director general Agricultura y Ganadería Antonio Cabezas García, se ha referido a la Trashumancia como “una de las prácticas historias de la ganadería en España, desde los tiempos de la mesta. Extremadura es terreno de asiento de trashumantes, donde van a pasar los inviernos en las dehesas. Supone una práctica de aprovechamiento de recursos muy importante. Aunque los tiempos van cambiando por las situaciones personales, que cada vez son menos los que lo hagan a pie, las administraciones tenemos que apoyar a estos ganaderos para que tengan los medios para seguir haciendo este trayecto a pie.

La localidad vallisoletana de Mayorga ha servido de escenario para que los medios de comunicación y el gran público puedan ser testigos directos de cómo es la vida real de unos trashumantes en el siglo XXI. La convivencia de las nuevas tecnologías con la sabiduría de siempre es esencial a la hora de asegurar que los pastores trashumantes sigan entrando y saliendo de nuestros pueblos, ayudando de esta forma a conservar el patrimonio social, cultural y natural de Europa.

NACE EL PRIMER MUSEO VIRTUAL DE LA TRASHUMANCIA

El Grupo Operativo OVINNOVA y sus entidades asociadas presentan el Museo de la Trashumancia, el primer proyecto nacional que nace en formato virtual con el único objetivo dar a conocer y preservar la Trashumancia y sus beneficios y relevancia en la historia, la antropología, la etnografía o la sociología.

Una tradición con beneficios desconocidos

Es difícil encontrar una práctica ganadera tan ligada a la naturaleza y con tantos beneficios medioambientales, socioculturales, territoriales y económicos.

Entre los beneficios medioambientales, cabe destacar que se trata de una actividad que se extiende a zonas desfavorecidas y de montaña básicamente; favorece la biodiversidad, contribuyendo a la diversificación y conservación de hábitats de muy alto valor ambiental.

Además, ha generado ecosistemas con una gran biodiversidad de la dehesa pastoreada. La diversidad de plantas en estos pastos naturales es de las más altas que se conocen, con más de 40 plantas por metro cuadrado; yla prevención de incendios es otro de los grandes y desconocidos beneficios que tiene, ya que el ganado consume materia seca que es un gran combustible forestal.

En cuanto a los aspectos económicos y sociales, la trashumancia ha favorecido el sostenimiento de numerosas provincias creando riqueza en las zonas más desfavorecidas, además de permitir un gran aprovechamiento de recursos de alta calidad. Siendo un claro ejemplo de sistema de producción de agricultura familiar, resiliente y modelo de un sistema alimentario sostenible.

El Museo de la Trashumancia

La trashumancia es una práctica milenaria, que siempre ha ofrecido múltiples beneficios a la sociedad y al medio ambiente como el trasporte de semillas o la fertilización de la tierra de forma natural.

Actualmente, España es de los pocos países del mundo donde se sigue trashumando, principalmente la especie Merina, la más extendida en el mundo y cuyo origen se sitúa en territorio nacional.

En palabras de Tomás M. Rodríguez, director de INTEROVIC, una de las entidades impulsoras del proyecto: “Esta actividad reconocida como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y que ha generado una gran riqueza histórica y cultural, desgraciadamente se encuentra en peligro de extinción. Cada día hay menos pastores dispuestos a trasladar en las primaveras y veranos sus rebaños desde las calurosas dehesas extremeñas hasta el norte de España, y de regreso en otoño. Por ello es vital poner en valor una cultura tan rica y peculiar como la nuestra, para que sus gentes y todo lo que han aportado a lo largo de la historia, no caigan en el olvido.”

Ilustraciones botánicas y formación

Para su inauguración, el Museo de la Trashumancia ha contado con las ilustraciones botánicas de Laura Velasco, quien ha representado con acuarelas doce de las flores y plantas cuyas semillas son esparcidas gracias a la Trashumancia: desde el Trifolium subterraneum hasta el Hordeum murinum.

Y es que el Museo pretende tender un puente entre esta tradición milenaria y el presente a través de la divulgación y las actividades educativas, tales como podcasts y talleres gratuitos online como el primero de la serie “Las semillas de la Trashumancia”, que enseña al público cómo pintar las flores y plantas que crecen gracias a la Trashumancia al tiempo que ofrece información sobre ellas.

Hecho con estas ilustraciones botánicas también se encuentra en la web el calendario que cada visitante virtual del Museo puede descargar.

Desde hace siglos y antes de que apareciera la historia natural, los pastores eran los grandes conocedores de la naturaleza. Horas y horas de contemplación les permitieron estudiar y clasificar las plantas, los animales, crear sus propios remedios naturales para la salud de su ganado y saber dónde encontrar el mejor alimento para sus rebaños. Un oficio y saber popular que durante años se ha trasmitido de padres a hijos y que hoy día es digno de preservar a través del Museo de la Trashumancia.

CONCENTRACIÓN CONTRA LA DEFENSA DEL LOBO EL 9 DE JUNIO ¿Y A LOS GANADEROS, QUIÉN LOS PROTEGE?

La Plataforma en Defensa de la Gestión del Lobo “Ganader@ Viv@” anima a todas las personas comprometidas con el mundo rural y la sostenibilidad de la España vaciada a unirse a sus más de 30 asociaciones en la concentración que tendrá lugar en Madrid el miércoles 9 de junio, a las 12 horas, frente al Ministerio de Transición Ecológica y del Reto Demográfico (MITECO), con el objetivo de impedir que se efectúe la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPE), una decisión que podría hacerse efectiva antes del 25 de septiembre si la Ministra continúa adelante con su proyecto de Orden Ministerial.

Bajo el lema “Y a los ganaderos, ¿quién los protege?”, la Plataforma encabezará la movilización que tendrá lugar en la Plaza de San Juan de la Cruz y donde los asistentes reivindicarán la necesidad de mantener la gestión del lobo como única herramienta eficaz para la supervivencia de la ganadería, siendo esta la principal sufridora de los ataques del lobo.

En este sentido, desde “Ganader@ Viv@” demandan que la determinación del Ministerio de hacer público el proyecto de Orden Ministerial sin contar con la participación del sector ganadero “no es más que el reflejo del abandono al que nos están sometiendo”, subraya la ganadera y portavoz de la Plataforma, Merche Fernández, a lo que añade que “si no dejan de atacarnos, entonces nos van a oír, porque no nos vamos a quedar callados”. “Nos vemos el 9 de junio”, remarca.

La Plataforma recalca que la concentración se realizará conforme a la normativa de seguridad establecida frente a la Covid-19, garantizando el cumplimiento de la distancia de seguridad y otorgando a los participantes mascarillas y botes de gel hidroalcohólico de uso individual.

MIEMBROS

A día de hoy la Plataforma “Ganader@ Viv@” suma 36 asociaciones relacionadas con el mundo rural entre las que se encuentran ASAJA Nacional, Asociación Agraria de Galicia (ASAGA), Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, Unión de Ganaderos, Agricultores y Silvicultores de la Comunidad de Madrid (UGAMA), Interprofesional Agraria del Vacuno y del Ovino (INTEROVIC), Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne (ASOPROVAC), Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL), Asociación de Ganaderías de Lidia, Asociación de Ganaderos de Reses de Lidia, AIGAS- La Unión, Unión de Ganaderos de Vacas Nodrizas (UGAVAN), Asociación de Criadores de Raza Asturiana de Montaña (ASEAMO), Asociaciones Española de Vacuno y Equino Raza Monchina, Asociación Equino Hispano Bretona de Cantabria, Asociación Española de Raza Avileña Negra Ibérica, Asociación de Criadores de Hispano Bretón de la Montaña Asturiana (ACGEMA), Asociación de Ganaderos de Raza Ojinegra de Teruel, Asociación de Criadores de Vacuno Agrupación Pasiega, Alianza Rural, Plataforma contra el Lobo y el Oso de Aragón, Juntas Tradicionales de Izki, Real Federación Española de Caza (RFEC), Asociación para la Promoción del Turismo Cinegético (APTCE), Asociación Española de Rehalas, Asociación Interprofesional de la Carne de Caza (ASICCAZA), Federación Cántabra de Caza, Fundación Artemisan, Oficina Nacional de la Caza (ONC), la Asociación de Rehalas Regionales Españolas Caza y Libertad (ARRECAL), Asociación para la Defensa del Cazador y Pescador (ADECAP), delegaciones regionales de Castilla y León, Castilla-La Mancha y Noroeste de la Asociación de Propietarios Rurales para la Gestión Cinegética y la Conservación del Medio Ambiente (APROCA España), Real Club de Monteros, Safari Club International Iberian Chapter, Dehesa La Higuera C.B.

UN REBAÑO TRASHUMANTE DE MÁS DE MIL OVEJAS RECALA EN LA LOCALIDAD VALLISOLETANA DE TORDESILLAS

Apostar por el bienestar de las ovejas y las cabras buscando las mejores temperaturas ambientales. Fomentar el aprovechamiento de los pastos más nutritivos allí donde se producen. Estas son las razones por las que nace la Trashumancia, un tipo de manejo ganadero que mueve a los rebaños cientos de kilómetros para fomentar su cría en condiciones óptimas.

Este tipo de pastoreo tradicional está cayendo en desuso y con él, los beneficios que aporta. La dureza de las condiciones de vida de los pastores que la practican y el descenso del censo rural y sus oficios son algunas de las razones por las que mantener viva esta tradición corre peligro. El trasiego de los rebaños por el interior de nuestra geografía plantea beneficios a varios niveles que justifican el fomento de esta práctica.

Múltiples ventajas

Por un lado, las rutas de las cañadas reales son un patrimonio cultural de miles de kilómetros que lleva desde el siglo XII dándole visibilidad a la actividad ganadera. Esto ha generado un vasto patrimonio cultural que permite que los rebaños puedan incluso aspirar a recorrer el centro de las ciudades del siglo XXI.

Asimismo, la trashumancia ayuda al medio ambiente de varias formas. Los pastos que se mantienen para los rebaños realizan una interesante captura del carbono de la atmósfera para fijarlo al suelo. Por otro lado, las ovejas y cabras que se manejan de pueblo a pueblo contribuyen a la biodiversidad porque ejercen una labor de diseminación gracias al transporte de semillas a través de su lana.

Ejemplo visible

La labor del Grupo Operativo OVINNOVA que nació con el objetivo de mejorar la competitividad de esta actividad milenaria, adaptándola a las necesidades del S.XXI, está permitiendo fomentar la visibilidad de la trashumancia como una tradición milenaria en riesgo de desaparición. Gracias a la realización de una ruta real a pie a lo largo de casi 600 kilómetros por las comunidades autónomas de Extremadura, Castilla-La Mancha y culminando en Castilla y León. Esta iniciativa cuenta con el apoyo de las administraciones municipales, nacionales y comunitarias para definir las bases para la mejora de la competitividad del pastoreo trashumante y crear un nuevo modelo de negocio de prestación de servicios ganaderos viable, productivo y competitivo.

Este recorrido pastoreando un rebaño de 1.400 cabezas de ganado ovino, de la ganadería de Francisco Morgado Galet, está permitiendo llenar el vacío que ha supuesto el abandono de la práctica de la trashumancia en cañadas aquejadas por el desuso. Cuando no se utilizan para el trasiego del ganado, los caminos se difuminan o desaparecen bajo la cubierta vegetal y las construcciones que no respetan estos pasos reconocidos por la ley y la costumbre. El consumo de carnes de lechal, cordero y cabrito contribuye a mantener vivo este recurso.

 

PREOCUPACIÓN EN EL SECTOR CÁRNICO POR EL CONTENIDO ANTI-GANADERÍA DE LA 'ESTRATEGIA ESPAÑA 2050'

Las seis Organizaciones Interprofesionales que representan a cientos de miles de ganaderos, empresas, trabajadores y técnicos de toda España vinculados a los sectores ganaderos y cárnicos, han dirigido una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, expresándole su profunda inquietud ante las diversas alusiones negativas hacia la producción ganadera y el consumo de carne en nuestro país incluidas en el documento de la Estrategia España 2050 presentado por él.

Estas alusiones se basan en datos parciales, inexactos o en conclusiones desenfocadas en las que se combinan argumentos medioambientales con apelaciones a la restricción del consumo de carne y productos ganaderos, que reflejan de forma mimética los planteamientos de grupos de interés y de activismo contrarios a la ganadería y sus producciones.

Por ello, aun recibiendo positivamente la llamada de atención que supone para toda la sociedad española la presentación de esta Estrategia, con el objetivo de construir entre todos una España más eficiente, más digital, más verde y más justa, las Interprofesionales ASICI, AVIANZA, INTERCUN, INTEROVIC, INTERPORC y PROVACUNO, han presentado al jefe del Ejecutivo una batería de datos e informaciones basados en fuentes oficiales de los propios ministerios, organismos internacionales y entidades de prestigio científico y técnico.

El objetivo es que la Presidencia del Gobierno disponga de un panorama mucho más completo y balanceado sobre los sectores ganadero-cárnicos y su relevancia social y el papel de la carne en la dieta y en la salud de los ciudadanos españoles, así como en la sostenibilidad ambiental y la vertebración territorial del país, especialmente de las zonas rurales, así como su contribución esencial al empleo y a la balanza comercial de España, que lo configuran como un sector estratégico para la recuperación económica y social.

España:  indicadores de esperanza de vida, salud y calidad de vida[i]

Cuando se hace referencia negativa al modelo de alimentación de los españoles, no se tiene en cuenta que, muy al contrario, todos los indicadores internacionales reflejan que el patrón de dieta y de estilo de vida de nuestro país es de los más adecuados del mundo, ofreciendo perfiles que sitúan a España a la cabeza mundial como el país más saludable del mundo, el país con más esperanza de vida de la Unión Europea y mayor esperanza de vida del mundo y con un índice muy por debajo de la media en incidencia de cáncer de todos los países de la OCDE.

El sector trabaja para difundir las recomendaciones de consumo, conservación y preparación que fijan los organismos científicos y las sociedades y expertos en salud y en nutrición, para conseguir un patrón de alimentación y consumo de la población adecuado y responsable, junto con los alimentos de origen vegetal, los demás grupos de alimentos y la actividad física necesaria. La carne y los derivados cárnicos forman parte de la Dieta Mediterránea, nuestro patrón de alimentación reconocido como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Por ello, hay que destacar que un consumo moderado, equilibrado y en las cantidades recomendadas de carne y con un estilo de vida activo son importantes para una nutrición y desarrollo adecuados. En este sentido, la evidencia científica es clara y la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) establece “los alimentos de origen animal son las mejores fuentes de nutrientes de alta calidad”, recalcando que hay que promover el consumo de dietas saludables y diversificadas.

El sector ganadero-cárnico es motor de la España rural y agente fundamental de desarrollo social y económico[ii]

Cuando se cuestiona el papel de la ganadería y la industria en el desarrollo de nuestro país y de sus territorios, y el papel de la carne en la alimentación de la población, se está poniendo en tela de juicio a una parte muy importante del tejido social y la vertebración territorial, especialmente en lo que concierne a la España rural.

La ganadería emplea de forma directa a más de medio millón de personas y las industrias cárnicas y el comercio minorista a cerca de 200.000 empleados. La actividad ganadera se desarrolla en más de 350.000 granjas de toda la geografía nacional que hacen una aportación de 16.000 millones de euros a la Producción Final Agraria.

Y en conjunto, de la producción ganadera y comercialización de carnes dependen en España más de 2,5 millones de personas, desde los agricultores que cultivan alimentos para el ganado y la industria de piensos, los ganaderos, las industrias cárnicas, la industria de sanidad animal, los profesionales veterinarios, el sector de logística y transporte ganadero y cárnico, las industrias auxiliares y el retail y la distribución especializada.

En términos de riqueza económica y social, la industria cárnica es uno de los primeros sectores industriales y supone aproximadamente el 2,2% del PIB total español y el 13,8% del PIB de la rama industrial, con cerca de 3.000 empresas, distribuidas especialmente en zonas rurales, con una facturación de 27.957 millones de euros, junto a 25.000 establecimientos minoristas especializados con ventas superiores a 5.000 millones de euros.

Además, el sector de la carne aportó el pasado año 8.680 millones de euros de exportaciones a la balanza comercial de España, un saldo positivo del 799%  y que contribuye a paliar el tradicional déficit comercial de nuestro país. El sector cárnico genera un importante flujo de inversiones que genera igualmente actividad y empleo en sectores relacionados, genera importantes actividades de investigación y desarrollo, implicando a numerosos centros tecnológicos, grupos de investigación, universidades, etc., contribuyendo al avance científico y técnico de nuestro país

Firme compromiso medioambiental con inversiones de mejora[iii]

Respecto a las apelaciones a la sostenibilidad, hay que indicar que hay sectores contrarios a la ganadería y la carne -tanto ideológicos como económico-financieros e industriales- que intentan de forma recurrente situar en la opinión pública el debate sobre el impacto medioambiental de la actividad ganadera y su contribución al cambio climático, para contraponer otros modelos tanto de patrones de alimentación como industriales y comerciales.

Es importante conocer que en España, según los datos oficiales del Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero, la producción ganadera de carne representa únicamente el 7,8% del total de emisiones de GEI. Por el contrario, otros sectores de actividad, especialmente los vinculados con la energía y el uso de combustibles fósiles, suponen la parte principal de emisión de GEI.

El 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la ganadería en el mundo provienen de los países en vías de desarrollo, por lo que no se puede contribuir a mitigar el cambio climático con una visión eurocéntrica. La intensidad de las emisiones (CO2 eq/kg de carne) varía entre las diferentes áreas del mundo. En nuestro entorno (Europa del Oeste) tenemos una de las intensidades más bajas, con sistemas productivos mucho más eficientes en el uso de los alimentos, el manejo y la sanidad animal. Por eso producimos menos emisiones por unidad de producto final.

El metano que se produce en la agricultura representa solo en torno al 27% del metano total emitido en el mundo. Este metano, además, forma parte de un ciclo biogénico (se transforma en CO2 y H2O en 12 años), que pasa a ser absorbido por las plantas en la fotosíntesis. Con unos censos ganaderos estables, no aumenta el CO2 en la atmósfera a lo largo del tiempo, por lo que la ganadería no contribuye al calentamiento como lo está haciendo el consumo de combustibles fósiles.

A nivel global, la ganadería no compite con el hombre en el uso de los recursos: el 86% de los alimentos consumidos por la ganadería a nivel mundial no son alimentos utilizables por el hombre. Además, utiliza el 70% de la superficie agrícola; sin embargo, la mitad de esa superficie son pastos permanentes y tierras marginales que no son aptos para la agricultura. Y el 90% del agua que se atribuye a la producción de carne es agua verde, procedente de la lluvia, que seguiría cayendo en caso de desaparición de los animales. En España, el ganado de todo tipo pastorea algo más de 25 millones de hectáreas, que son áreas que no son aptas para la agricultura y no se destinan ni pueden destinarse a este fin. La prevención de incendios es una de las actividades esenciales de la ganadería extensiva para contribuir a la mitigación del cambio climático.

Existen muchas alternativas para reducir las emisiones de GEI procedentes de la ganadería y la producción ganadera española está trabajando en esa línea, modificando los sistemas de manejo para reducir las emisiones entre un 20 y 30%. El sector es perfectamente consciente de los retos medioambientales que afronta nuestra sociedad en todas sus actividades y por ello está trabajando e invirtiendo grandes recursos para conseguir un modelo de transición ecológica global, así como una producción ganadera más sostenible, circular y neutra en emisiones, desarrollando nuevas técnicas de producción con un menor impacto ambiental.

Finalmente, los productos de origen animal generan mucho menos desperdicio alimentario del que se produce en otros alimentos que llegan a nuestras mesas. En España ese porcentaje es todavía más reducido, y suponen solo el 7,1%, del total de alimentos desperdiciados. Este dato es muy relevante dado que en la Unión Europea los alimentos desperdiciados generan 170 millones de toneladas equivalentes de CO2 al año, lo que supone el 17% de las emisiones directas de gases de efecto invernadero.



[i]Ranking de Bloomberg, Healthiest Country Index. IHME de la Universidad de Washington y The Lancet. Informe “State of Health in the EU 2019” de la Comisión Europea. Estudio “Health at Glance 2019” de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

[ii]Indicadores Económicos de los sectores ganaderos (Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación). Estadística estructural de empresas (Instituto Nacional de Estadística). DataComex, Estadísticas de Comercio Exterior de España (Secretaría de Estado de Comercio).

[iii]Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero (Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico).Panel de Cuantificación del desperdicio alimentario en hogares de España 2019 (Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación). Livestock: On our plates or eating at our table? (Mottet et al. 2017. FAO). The Biogenic Carbon Cycle and Cattle (University of California Davis, CLEAR Center).

LAS CARNES DE LECHAL, CORDERO Y CABRITO PARA LAS FUTURAS ESTRELLAS DE LA GASTRONOMÍA ANDALUZA

La edición de este año del concurso Chef Sierra de Cádiz pone a los aspirantes a prueba con las carnes de lechal, cordero y cabrito. Se trata de una de las grandes citas del panorama culinario del sur de España. Una de sus señas de identidad es la puesta en valor de los productos agroalimentarios de la región, así como de las técnicas y recetas tradicionales que abundan en la serranía gaditana.

Todos los chefs que lo deseen pueden presentar su candidatura al concurso. El jurado del certamen será el encargado de realizar la primera criba entre todos los inscritos. Tras este análisis, quedará configurado el grupo de aspirantes que hayan pasado a la segunda fase. En esta manga del certamen, los que hayan resultado clasificados deberán realizar, en vivo y en directo, sus creaciones.

Apuesta por la tradición y la alacena de proximidad

En esta fase, los representantes de las cocinas de Cádiz que hayan recibido la oportunidad de defender su candidatura en la segunda vuelta tendrán que mostrar al Jurado cuál es su propuesta para realizar alta gastronomía con la carne de cordero. Una de las acciones a valorar será trabajar con los cortes menos habituales en la hostelería, la restauración y el catering. Piezas que encierran un gran potencial de aromas y sabores para el que es necesario disponer de la técnica y el conocimiento necesarios para poderlos desplegar. Entre estas alternativas se encuentran los filetes de pierna, los turnedós, el cuello, los churrasquitos o las chuletillas, entre otros.

Tanto los cortes más innovadores como los más tradicionales tienen en común su producción artesana y respetuosa con el medio ambiente. Nuestras carnes de lechal, cordero y cabrito se crían bajo los más altos estándares de calidad y seguridad alimentarias. Gracias a ello, son unos aliados de excepción para la gastronomía que busca lo mejor para sus clientes, tanto en el plano organoléptico como medioambiental y social

Miguel Ángel de la Cruz y las posibilidades del ovino y caprino

Los profesionales que asisten al concurso Chef Sierra de Cádiz tienen la oportunidad de mejorar sus conocimientos sobre las carnes de lechal, cordero y cabrito de la mano cocinero de referencia como es Miguel Ángel de la Cruz. Este chef, con una estrella Michelin por su restaurante La Botica de Matapozuelos, en Valladolid, dispone de una dilatada experiencia en la investigación y desarrollo de aplicaciones gastronómicas para estas carnes.

Gracias a sus conocimientos, las figuras de la hostelería de la región gaditana gozan de la oportunidad de conocer un producto cercano y sostenible con uno de los máximos exponentes en esta disciplina. La oferta que el sector pone a disposición del ámbito HORECA se ha visto diversificada y ampliada gracias a formatos actualizados y adaptadas a las demandas de los consumidores del siglo XXI. Cortes con unos tiempos de cocinar rápido, un moderado contenido de grasa y fáciles de encajar. Además de las presentaciones más tradicionales, el ámbito productor ha planteado una diversificación para cubrir la demanda actual, tanto en las cocinas domésticas como en las profesionales, de nuevas posibilidades de consumo que se adapten al espacio y tiempo disponible.

A lo largo de su masterclass, los asistentes tienen la oportunidad de ser testigos de una presentación teórica a las carnes de ovino y caprino, seguida de la elaboración de diversas recetas en las que se han planteado las posibilidades gastronómicas de estos productos. Un potencial al alcance de los cocineros que buscan consolidar una oferta de calidad organoléptica, en la que los beneficios medioambientales y sociales estén también reflejados.

NUTRICIÓN, SOSTENIBILIDAD Y ECONOMÍA RURAL, RAZONES PARA CONSUMIR CORDERO Y CABRITO

INTEROVIC ha sido invitada por la CHAFEA, Agencia Ejecutiva de Consumidores, Salud, Agricultura y Alimentación, una de las agencias integradas en el organigrama de la Comisión Europea, para presentar los éxitos de su campaña para la promoción de la carne de lechal, cordero y cabrito en la jornada Info Day. Se trata de un encuentro informativo que se organiza anualmente donde se dan cita los productos que nacen bajo la filosofía de calidad, sostenibilidad y garantía alimentaria de Enjoy, it’s from Europe.

Reconocimiento para el sector ovino y caprino español

El sector ovino y caprino español representa cerca de un cuarto del total de la Unión Europea. La supervivencia de esta actividad es esencial para garantizar un día de mañana en amplias regiones de la península en las que esta actividad es la principal motora económica, medioambiental y social. Tanto en España como en Hungría, la configuración territorial y la evolución del reparto demográfico han convertido su explotación en una actividad esencial que es necesario proteger.

En la ponencia presentada en el seminario virtual de CHAFEA, coordinado desde Bruselas el día 29 de enero, Beatriz Casares ha sido la encargada de trasladar los éxitos alcanzados en el Programa Europeo que se ha llevado a cabo por las respectivas interprofesionales del ovino-caprino, de manera coordinada tanto en España como en Hungría, dos socios de la Unión para los que las carnes de lechal, cordero y cabrito son una actividad imprescindible. Una iniciativa cuya financiación ha vuelvo a recibir el apoyo comunitario para los próximos tres años. En España, el programa hasta 2020 ha logrado posicionar al cordero como la más asociada a la sostenibilidad, consiguiendo un aumento de 14% respecto a la toma de datos del 2017.

Objetivos cumplidos

Tal y como ha manifestado en su ponencia, el programa multi-país 2018-20 ha superado ampliamente todos los indicadores marcados. La medición de resultados muestra que se han establecido más de 5,5 millones de contactos en el punto de venta, superado los 340 millones de audiencias en televisión y 6,5 millones en online. La comunidad digital se asienta sobre 90.000 followers y 8 millones de usuarios alcanzados.

El Programa Europeo culminado en diciembre ha logrado revertir la tendencia a la baja que registra el consumo español de cordero y cabrito. Como muestra, un botón. En el primer semestre de 2020 se han consumido 1,1 millones de kilos de ovino y caprino, lo que supone un 12 por ciento más con respecto al mismo periodo del año anterior. Si nos fijamos en el valor, durante los seis primeros meses del año pasado los españoles se gastaron 8.100 millones de euros, lo que implica un 14 por ciento más que lo gastado en el ejercicio anterior.

La Unión Europea reconoce los beneficios medioambientales y sociales de la producción de ovino y caprino, por esa razón financiando programas como el de INTEROVIC. Esta carne, gracias al pastoreo, contribuye a limpiar el terreno, prevenir incendios, fomentar la biodiversidad y conservar los pastizales. Además, genera riqueza económica más actividad y fijación de la población en las zonas rurales desfavorecidas.

EL SELLO “ANIMAL WELFARE INTEROVIC SPAIN” A DISPOSICIÓN DEL SECTOR Y LA SOCIEDAD

Animal Welfare INTEROVIC Spain – AWIS es una marca de garantía que incluye el proceso de certificación dentro de “Compromiso Bienestar Animal”. A partir de 2021 los consumidores podrán encontrar este certificado en los productos ovinos y caprinos tales como piel o carne.

Esta iniciativa nace con el objetivo de garantizar al consumidor que los productos bajo la marca Animal Welfare INTEROVIC Spain -AWIS proceden de operadores que han cumplido con los más estrictos requisitos establecidos sobre bienestar animal y la trazabilidad, ofreciendo el más alto nivel de bienestar animal del mundo.

Esta es una herramienta que permite proporcionar al animal, en todas las fases de producción, los cuidados y entorno necesario para el correcto desarrollo físico y psicológico y asegurar su cumplimiento.

Animal Welfare INTEROVIC Spain – AWIS se enmarca en la estrategia “Compromiso Bienestar Animal” llevada a cabo por las principales Organizaciones interprofesionales cárnicas de nuestro país. Su objetivo es el desarrollo de herramientas sectoriales que garanticen el bienestar por medio de regímenes de certificación que verifiquen las mejores condiciones para los animales, condiciones establecidas siguiendo fundamentos científico-técnicos.

El alcance de esta certificación engloba todas las fases de producción de los lechales, corderos y cabritos, desde los centros de tipificación y cebaderos, hasta controles en el punto de venta. Además, esta certificación también engloba subproductos como la piel. Para garantizar productos producidos con las máximas garantías de bienestar animal.

Animal Welfare INTEROVIC Spain – AWIS tiene como objetivo convertirse en un referente para al consumidor, permitiendo garantizar que los productos bajo esta marca se han producido respetando las cinco libertades establecidas por la OIE relativas al bienestar animal[1].

De momento, ARAPORCEI, S.L. y CERTICAR, S.L. son las primeras empresas certificadoras que han conseguido autorización para certificar con el Reglamento técnico de Bienestar Animal y Trazabilidad "Compromiso Bienestar Animal", Animal Welfare Interovic Spain – AWIS.



[1]   Definición de bienestar animal de la OIE

 

Según las normas internacionales de la OIE, el bienestar animal designa “el estado físico y mental de un animal en relación con las condiciones en las que vive y muere” (Código Terrestre).

Las directrices que guían a la OIE en materia de bienestar de los animales terrestres incluyen también las «cinco libertades», enunciadas en 1965 y universalmente reconocidas, para describir los derechos que son responsabilidad del hombre, es decir, vivir:

libre de hambre, de sed y de desnutrición;

libre de temor y de angustia;

libre de molestias físicas y térmicas;

libre de dolor, de lesión y de enfermedad;

libre de manifestar un comportamiento natural.

ENTRA EN VIGOR LA EXTENSION DE NORMA DEL OVINO Y CAPRINO

El pasado sábado 19 de diciembre entró en vigor la Extensión de Norma de la Organización Interprofesional de la Carne de Ovino y Caprino (INTEROVIC) publicada recientemente por el Boletín Oficial del Estado del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación

La ORDEN/1203/2020, supone la tercera Extensión de Norma de la Interprofesional, renovada por cinco años más, abarcando el período del 19 de diciembre de 2020 al 18 de diciembre de 2025. La aportación económica obligatoria entre sus miembros será de 0,06 euros por animal sacrificado tanto para los productores como para los comercializadores y exportadores, mientras que los importadores deberán pagar seis euros por tonelada de carne que entre al territorio español. El presidente de INTEROVIC, Raúl Muñiz, declaraba que gracias a esta herramienta reconocida por la Unión Europea y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación “permite a los sectores agroalimentarios ser dueños de su destino y desarrollar proyectos a su medida según las necesidades y situación del mercado”.

La nueva Extensión de Norma supone una importante oportunidad para el conjunto del sector y permitirá a INTEROVIC continuar con las labores de comunicación y promoción a través de ambiciosas campañas para incrementar el consumo y difundir el conocimiento de estas producciones; realizar estudios de investigación e innovación tecnológica; la implementación del sello bienestar animal AWIS y la apertura de nuevos mercados.

Recientemente, la Agencia Ejecutiva de Consumidores, Salud y Alimentación (Chafea) dio luz verde a la interprofesional para continuar con su programa para la promoción de la carne de ovino y caprino durante los próximos tres años: 2021-2023. Unos fondos que permite multiplicar su presupuesto por cuatro y entre otros objetivos seguirá trabajando para incrementar el consumo interno, posicionar la carne de ovino y caprino como la más sostenible y conseguir mayor la presencia de productos ovinos y caprinos en la restauración.

En cuanto al ámbito internacional, INTEROVIC seguirá apostando por la búsqueda de nuevos consumidores en terceros países y la apertura de nuevos mercados, como China o SIngapur, donde llevará a cabo un ambicioso proyecto para establecer relaciones institucionales y comerciales al más alto nivel.

Cuestiones como el I+D+I, el valor nutricional de estas carnes o el bienestar animal serán otros de los retos a alcanzar por la Interprofesional en los próximos cinco años.

CONTACTO C/ Agustín de Bethacourt 17, 4º · 20003 madrid